reducción de pecho

La reducción de pecho es una de las cirugías más agracecida por las pacientes. Muchas de ellas acuden a nuestra Clínica Serrano en Valencia con dudas sobre este procedimiento tan importante para mejorar su autoestima, y es por ello que hoy hemos decidido dar respuesta a alguna de ellas.

¿Soy candidata a someterme a una cirugía de reducción de mamas?

Esta cirugía se dirige a mujeres que pueden presentar problemas de salud por el peso de un pecho excesivamente grande. Problemas que se traducen en dolor de espalda, de cuello, irritaciones de la piel bajo de los senos o problemas para respirar.

Aunque la mayoría de mujeres que visitan nuestra clínica para someterse a esta cirugía lo hacen por problemas de salud, no podemos olvidar que también hay pacientes que lo hacen por cuestión estética, muchas mujeres quieren una figura armoniosa y proporcionada. La reducción del volumen dependerá de la estatura y el peso de la paciente. Cada mujer es diferente y la paciente deberá someterse a un estudio previo en el que el Dr. Marín, cirujano plástico especialista en cirugías de mama, te asesorará sobre el tratamiento y las proporciones más adecuadas.

¿La reducción de pecho es una cirugía dolorosa?

A pesar de lo que pueda parecer, no es una cirugía dolorosa. El dolor puede aparecer tras la operación pero, como es algo que se espera, generalmente se trata ya de manera anticipada con calmantes de modo que se convierta sólo en una molestia.

Para que la recuperación sea correcta es necesario que la paciente siga todas las indicaciones del cirujano plástico. De este modo, se evitan infecciones posteriores a la operación.

¿En qué consiste el postoperatorio de esta cirugía de mamas?

El alta la recibirás al día siguiente, tras una noche de ingreso. No suelen ser necesarios los vendajes, basta con un sujetador post cirugía. El sujetador se debe llevar de forma ininterrumpida durante un mes, retirándolo sólo para la higiene personal. Los puntos se retiran entre una y dos semanas.

Como ya hemos comentado, un pecho demasiado grande puede acarrear problemas de salud tantos físicos como psicológicos: molestias de espalda, dificultades respiratorias, irritaciones en la piel, complejos en la rutina diaria como por ejemplo practicar deporte… Si estás pensando en someterte a una mamoplastia de reducción, recuerda que debe ser siempre un especialista médico el que apoye esta decisión final, teniendo en cuenta tu caso particular.

Discussion

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *